domingo, mayo 27, 2007

Gotera

Final inimaginable.
De la nada al rebalsar.
Las gotas que caían al vaso se unieron de forma tan perfecta!
Que, ¡mira!,
nadie puede creer el océano que emana de tu casa.

2 comentarios:

Berenice dijo...

Bueno, te quiero tanto! y este poema es hermoso, hermoso, hermoso.

El lunes tengo una entrevista de trabajo.
No sabés todas las cosas que pasan.
Dejo la facu; porque en octubre me inscribo en el IUNA para hacer Arte Dramático.
Tu mamá tenía razón.

De todos modos, se habla en persona.

Me aprendí la obra.

SAludos.

Berenice dijo...

Se me enfrío el café.
Odio cuando eso pasa.